aceite de confianza
Aceites Maeva

Aceite de confianza para el desayuno, salud asegurada

El aceite de confianza es el ingrediente clave para la comida más importante del día. Aceites Maeva te dice cómo hacer para que te beneficies de esas ventajas.

El desayuno, por desgracia hoy día, no está valorado como debería estarlo. Mucha gente sale de su casa al trabajo sin desayunar. Otros piensan que con solo haber bebido un té o un café y en muchos casos habiendo picado un par de galletas es suficiente. Sin embargo pocos caen en la cuenta de un dato importante: desayunar una tostada con un aceite de confianza es esencial.

El desayuno perfecto

El desayuno adecuado proporciona al cuerpo un aporte energético determinado. Este aporte es necesario para afrontar la carga del resto del día. También es un buen método para no andar picoteando hasta la hora del almuerzo. Es clave el uso de un aceite de confianza, que sepamos que tiene bastantes nutrientes.

Si omites el desayuno  te encontrarás el resto de la mañana con falta de concentración y de mal humor. Esto se debe a que tras las largas horas de sueño el cuerpo se encuentra sin glucosa. De esta manera el cerebro recurre a otros nutrientes para obtener energía. Esto ocurre en personas de todas las edades, tanto en niños como en edades más avanzadas y suele pasar por dejadez o debido a la falta de tiempo o a alguna dieta.

Antiguamente…

En la época de los jornaleros, solían tomar una rebanada de pan con aceite acompañando la leche, el zumo o el café. Se debía a que había escasos recursos alimenticios. Estos pocos recursos se aprovechaban de manera que tuvieran un gran aporte energético. Esto permitía aguantar trabajando a lo largo de la mañana sin tener que parar para comer hasta el almuerzo. Con el aceite untado en el pan, ya fuera acompañado de tomate o de algún otro alimento y aderezado con sal o con ajo, aportaba todos los nutrientes necesarios.

Quizás es por esto mismo por lo que se tiende a dejar el pan y el aceite en las dietas de adelgazamiento, pensando en que omitiendo cosas que engordan se consiga adelgazar con mayor facilidad. Pero es una idea equivocada, el pan tan solo aporta el 10% de las calorías diarias y además reduce el apetito entre horas. El aceite, en cambio, no solo no engorda en cantidades adecuadas sino que además adelgaza. Es la grasa que mejor digiere nuestro organismo y nos proporcional vitaminas y minerales muy beneficiosos para nuestro organismo.

 

Así que de esta forma te propongo estas opciones para tu desayuno:

 

  • Zumo de naranja acompañado de una tostada con aceite de oliva virgen de calidad (aceite de oliva virgen extra Maeva). La tostada puede ir aderezada con una pizca de sal o de azúcar. Lo ideal es acostumbrarse a tomarla solo con el aceite, sin nada de aderezo. En cuanto al zumo, mi recomendación es siempre disfrutar de este zumo siempre en la época de las naranjas.
  • Café o té combinado con una tostada de tomate aderezada con aceite de oliva virgen extra (Maeva). Se puede aderezar con una pizca de sal.
  • Leche con tostada de pan de centeno aderezado con aceite de oliva virgen extra macerado con hierbas al gusto (en un bote de cristal vierte el aceite y añade orégano, tomillo, romero o las hierbas que te gusten y deja macerar durante al menos 20 días).
  • Y si estás a dieta toma una cucharadita de aceite de oliva antes del desayuno.

Es importante que el aceite de oliva en cuestión sea de confianza: de calidad virgen extra y de la marca que sepamos que tiene esas propiedades nutritivas intactas.

También es importante reconocer que le resto de las comidas durante el día tienen que ser igual de sanas y en cantidad adecuada.