aceite de oliva contra el cáncer
Salud

Aceite de oliva contra el cáncer

El cáncer es una de las enfermedades que con más vidas acaba en los países desarrollados. Diferentes estudios muestran que seguir una dieta grasa aumenta el riesgo de contraer un cáncer. Concretamente estos estudios señalan los cáncer de colon, próstata y mama. Otra de las conclusiones que se sacan es que en los países mediterráneos los niveles de estos cánceres son más bajos que otros países del mundo. Esta baja incidencia se relaciona entonces con la dieta mediterránea, rica en aceite de oliva, pescado azul , frutas, legumbres y verduras.

Los últimos estudios sobre las causas del cáncer lo han relacionado con el tipo de grasa se consume y la cantidad de la misma. Los países mediterráneos, con su dieta, presentan una cantidad significativamente menor de casos de cáncer frente a países del norte de Europa y Estados Unidos.

Estos datos son los que han hecho que los científicos pongan su atención en los alimentos que más se consumen en todos los países mediterráneos, señalando que el aceite de oliva es uno de los pilares de la dieta diaria.

Definir el proceso cancerígeno para entender los efectos del aceite de oliva

El cáncer comienza en una primera fase dañando el ADN del cuerpo humano, lo que hace que sea posible que se produzca una mutación, por diversos agentes, desde la hidrólisis espontánea de una base nucleotídica a fallos en la replicación… De estos agentes los estudios destacan no obstante el daño oxidativo de una base como es el caso del paso de guanina a oxoguanina, que termina produciendo una mutación.

El segundo paso de un cáncer pasa por el proceso reversible de activación génica. Esta activación es resultado de la acción de sustancias exógenas como son xenobióticos, o de sustancias endógenas. Esto da lugar a un crecimiento incontrolado de unas células en concreto, que permanecen unidas y localizadas, clinicamente se conoce como tumor benigno.

El último paso es la progresión, se trata de un proceso irreversible, donde las mutaciones adicionales proveen de carácter invasivo a las anteriores células, pudiendo alcanzar otros tejidos, clinicamente a este proceso se le conoce como metástasis.

Efectos positivos del aceite de oliva sobre el proceso cancerígeno

El aceite de oliva, especialmente el virgen extra, puede interferir en varios de los procesos implicados en las tres fases del desarrollo de un cáncer.

FASE 1

En la primera fase, la de generación de radicales libres, es una fase que se ve condicionada en gran medida por el grado de insaturación de la grasa. Se sabe que a mayor número de dobles enlaces en la molécula de ácido graso mayor potencial oxidante. En este caso el aceite virgen extra rico en ácido oleico, presenta un mejor comportamiento que ácidos grasos poliinsaturados, como linoleico y araquidónico que se encuentran principalmente en aceites de  girasol, aceites de maíz o en los aceites de pescado.

El aceite de oliva virgen extra es rico en antioxidantes y vitamina E, junto a compuestos fenólicos que protegen al organismo frente al daño oxidativo del material genético. El aceite de oliva virgen extra también tiene mayores efectos antiinflamatorios que el resto de aceites para consumo.

FASE 2

En la fase de promoción se produce una proliferación vascular que posibilita el crecimiento del tumor y lo mantiene nutrido. A la vez, el sistema inmune del organismo se altera para evitar la acción de los mecanismos de defensa frente a las células cancerígenas.

Se ha podido comprobar que en esta fase son claves diversos metabolitos derivados del ácido araquidónico, entre los cuales cabe destacar la prostaglandina E2 (PGE2). La concentración de la prostaglandina E2 se eleva significativamente durante un cáncer.

Si en la dieta que se sigue durante el cáncer se toman alimentos con grasa rica en ácido araquidónico o en alguno de sus precursores, como el ácido linoleico, se potenciará la producción de PGE2, lo que hará crecer aún más el tumor.

En esta fase el aceite de oliva virgen extra es beneficioso desde el punto de vista de atenuar la progresión del tumor por la menor producción de prostanoides.

FASE 3

En la fase de progresión los estudios que se han realizado no han sido capaces de determinar el papel de los ácidos grasos. Se ha establecido que el estado oxidativo celular y el papel de los radicales libres están relacionados. Las grasas proporcionan mayor ventaja frente al estrés oxidativo, como el aceite de oliva, potenciarán en menor grado la metástasis que aquellas que sean claramente prooxidantes, como los aceites de pescado o de semillas como el girasol.

Conclusiones de la relación entre aceite de oliva y cáncer

De todos estos datos se puede afirmar que el aceite de oliva virgen extra genera en nuestro organismo una serie de patrones hormonales que nos protegen de los procesos cancerígenos. No alteran el sistema inmune y generan niveles  inferiores de eicosanoides relacionados con el crecimiento tumoral.

Fuente: Informe del instituto Omega-3 Aceite de oliva virgen: nuestro patrimonio alimentario y el libro Aceite de oliva, alma del mediterráneo