aceite, oliva, salud, cardiovascular, colesterol
Salud

Aceite de oliva para la salud cardiovascular

Los beneficios del aceite de oliva para la salud cardiovascular son muy numerosos, sobre todo gracias a su composición en ácidos grasos y por sus componentes antioxidantes. Vamos a ver algunos de estos beneficios a continuación.

El ácido graso más importante del aceite de oliva es el ácido oleico. Se trata de un ácido graso monoinsaturado, aunque también tiene otros saturados y poloiinsaturados como el omega 3. En la composición del aceite de oliva, especialmente el aceite de oliva virgen extra también hay sustancias no grasas, como los carotenos, esteroles, compuestos fenólicos o ésteres.

Por resumir, en un litro de aceite de oliva encontramos que un 72% son ácidos grasos monoinsaturados, un 14% saturados y un 9,2% poliinsaturados. El porcentaje restante corresponde a componentes menores. Esto hace que el aceite de oliva tenga un porcentaje de ácidos grasos muy superior a cualquier otra grasa vegetal del mercado, como el aceite de girasol o las mantequillas y margarinas.

Aceite de oliva para la salud cardiovascular

Gracias a estas sustancias, el aceite nos ayuda, entre otras cosas a:

  • Disminuir el riesgo de padecer una dolencia cardiovascular
  • Controlar otros trastornos de riesgo como la diabetes y la obesidad.
  • Ayudar a las proteínas a resistir la oxidación. La oxidación de proteínas puede provocar enfermedades coronarias y vasculares.
  • Gracias al ácido oleico, ayuda a reducir el colesterol LDL (el colesterol ‘malo’) a la vez que mantiene el colesterol HDL (el bueno).

También se ha observado que el aceite de oliva potencia el efecto de los fármacos para el colesterol, cosa que otras grasas no hacen.

El aceite de oliva, fundamental en la dieta

Se recomienda consumir de 3 a 6 cucharadas soperas al día de aceite de oliva. Por supuesto no tiene que ser en crudo, se incluye el que se usa para cocinar, en tostadas o en ensaladas. De hecho, se puede consumir aceite de oliva prácticamente en cada comida.

Para dar un poco de ‘chispa’ al aceite, se puede probar a dejar ajo, guindillas u otras sustancias en él durante unos días para darle un toque distinto al aceite.