Envase gourmet aceites maeva
Salud

Aceite de oliva ,remedio casero para eliminar durezas

El aceite de oliva puede ayudarte como hidratante natural de la piel

aceites maeva belleza

El aceite de oliva es un producto que por su calidad es un hidratante excelente. Aceites Maeva te ayuda a conocer los beneficios hidratantes del aceite de calidad.

Se conocen sus propiedades hidratantes sobre la piel:

  • Las embarazadas pueden usarlo sobre la barriga y los muslos para frenar la aparición de estrías.
  • Actúa como loción corporal hidratante al salir de la ducha.
  • Es fantástico para las uñas pues aparte de fortalecerlas, actúa de tratamiento para las cutículas.
  • Pero sobre todo ayuda a hidratar pies y manos. Y lo más importante, ayuda a la eliminación de las durezas.

Si tus pies son propensos a crear durezas, prueba a combatirlas con aceite de oliva. Aceites Maeva te brinda unos pequeños trucos para hacer que tus pies luzcan bonitos.

No hay nada más feo que ponerte unas bonitas sandalias y dejar lucir entre sus bordes unas horripilantes durezas. Y no hablemos de cuando estamos haciendo yoga y le plantas a tu compañero de atrás en toda la cara esos asquerosos pies agrietados y callosos.

Pero hoy estás de suerte porque te vamos a dar unos consejos clave para exfoliar e hidratar tus pies. Así que toma nota:

  • Si tus pies no están muy estropeados:

Lo único que necesitas es exfoliar tus pies.

Hazlo antes de acostarte o si te resulta engorroso durante el tiempo que estés en el sofá tumbada viendo una película: Unta tus pies con aceites Maeva aplicándolo con un suave masaje. Esto hará que aparte de relajarte ayudes a que el aceite penetre un poco más. Acto seguido frota tus pies con una esponja algo dura para que actúe como exfoliante. Si no soportas las cosquillas en la planta del pie, céntrate solo en las zonas estropeadas o con durezas. Por último ponte unos calcetines y te los dejas durante toda la noche o todo el tiempo que puedas. A la mañana siguiente te encontrarás con unos pies de tacto sedoso y profundamente hidratados.

O bien mezcla sal gruesa con aceite de oliva de manera que formes una pasta. Extiéndela sobre tus pies y date un largo masaje.

  • Si tus pies están algo más estropeados o tienen pequeñas durezas:

La piedra pómez, esa que nuestras abuelas tenían en su baño y que de pequeñas nos resultaba curiosa, sigue de moda. Remoja tus pies durante diez minutos en agua tibia, al sacarlos sécalos y pásales la piedra pómez. Seguido de esto procede a hidratarlos. Para ello puedes usar una crema hidratante corporal o crema específica hidratante para pies. Otra alternativa es envolverlos en film transparente (del que usamos para la cocina) untados con aceite de oliva. Yo me los suelo dejar envueltos durante toda  la noche. Si al día siguiente ves que el aceite no se ha absorbido procede a enjuagártelos con agua caliente y jabón.

Hay un remedio casero que si no eres demasiado maniática con el olor, te ayudará a reducir las durezas: machaca un diente de ajo con aceite de oliva y úntalo en tus durezas cubriéndolo con una gasa. Ten cuidado de aplicarlo solo en la zona de la dureza. Tenlo durante toda la noche y al día siguiente lava los pies y déjalos sumergidos en agua durante unos minutos, suficientes como para que al sacarlo las piel esté reblandecida y poder eliminar la dureza con la piedra pómez.

  • Y por último, si has descuidado tanto tus pies que no consigues eliminar las durezas, acude al podólogo. Una vez hecho esto puedes proceder a conservar tus pies en casa con los trucos que te acabamos de dar.