Aceite de oliva,  Salud

Beneficios nutricionales del Aceite de Oliva en la Dieta Mediterránea

Beneficios nutricionales del aceite de oliva en la dieta mediterranea

El aceite de oliva es un producto fundamental de la dieta mediterránea, sin olvidar que es la base económica fundamental de muchas provincias españolas.

El valor nutricional del aceite de oliva ha sido cuestionado durante décadas, hasta el punto de que algunos expertos en nutrición desaconsejan su consumo en favor de otros aceites vegetales como el de maíz o girasol. Sin embargo, a raíz de los estudios realizados desde 1949 por Keys, y posteriormente por Anderson y Grande, demostraron que la tasa de muerte por enfermedades cardiovasculares en los países mediterráneos era menor a los que se daba en otros países occidentales.

La razón de estas diferencias parecía radicar en el tipo de dieta mantenida por estas poblaciones, especialmente en lo referente a la calidad de la grasa consumida. De esta forma comenzó a hablarse de la Dieta Mediterránea, dieta que se caracteriza por un alto consumo de cereales, verduras, legumbres y fruta, poca carne, mucho pescado y con el aceite de oliva como grasa culinaria principal.

COMPONENTES DEL ACEITE DE OLIVA

El consumo de aceite en la dieta mediterránea, por su mayor composición de triglicéridos, es altamente calórica, a razón de 900 Kcal por 100g.

Pero por otro lado, el tipo de ácido graso que componen estos triglicéridos es el ácido oleico que favorece la formación de membranas mucho más resistentes a la oxidación, una disminución de la fracción de LDL y un aumento de la fracción HDL, con las ventajas positivas cardiovasculares que esto conlleva. También hay que destacar que este ácido graso es precursor de los ácidos grasos esenciales W-3 y W-6, imprescindibles en nuestro organismo.

Tocoferol. A nivel fisiológico el tocoferoltiene una marcada actividad antioxidante, ya que este compuesto es capaz de neutralizar los radicales libres que se encuentran en el organismo. Esta actividad se da también sobre las soluciones lipídicas del organismo, impidiendo la peroxidación de las membranas celulares. Por otro lado, se ha comprobado que los tocoferoles tienen una especial relevancia en la reproducción animal.

B-caroteno. Este componente tiene una gran función a nivel vascular ya que impide la oxidación de las moléculas de LDL, causa mayoritaria de las patologías cardiovasculares. Además, esta molécula tiene una actividad como pro-vitamina A, que una vez absorbida será transformada a retinol en nuestro organismo, influyendo de forma directa sobre la visión y la generación de los tejidos epiteliales.

Fitoesteroles. Los fitoesteroles tienen son muy importantes a nivel fisiológico gracias a su capacidad hipolipemiante. Su función se centra en competir a nivel intestinal con el colesterol dietético, lo cual reduce su absorción.

Polifenoles. Estas moléculas, presentan un gran poder antioxidante. Además, poseen un efecto antiinflamatorio debido a que interfieren en la producción de interleuquinas y prostaglandinas, dos moléculas directamente responsables del proceso inflamatorio.

En resumen, se puede afirmar que el aceite de oliva virgen extra es un producto que a lo largo de la historia se ha mantenido como base fundamental de la Dieta Mediterránea por sus características nutricionales y saludables.

Sin olvidar que su consumo debe ser moderado debido al aporte elevado de calorías que conlleva, pero que a su vez, es una fuente única de compuestos con una gran importancia para el organismo.