Salud,  Trucos

El aceite de oliva alivia problemas de artrosis

El aceite de oliva es, desde la antigüedad, uno de los productos clave para el tratamiento natural de multitud de enfermedades. A base de observaciones y experimentos, se logró descifrar las propiedades de este ingrediente básico de la dieta mediterránea y se supo aplicar al tratamiento de enfermedades habituales, como la artrosis.

¿Qué es la artrosis?

La artrosis es una patología reumática que lesiona el cartílago articular.

El dolor de las articulaciones afecta a distintas zonas del cuerpo, y suele ir unido a rigidez, dolor a la palpación e inflamación. La artrosis puede ir acompañado de la inflamación de una o más articulaciones y se produce cuando el cartílago de la articulación se deteriora, y su capacidad para regenerarse es limitada, lo que produce una pérdida de cartílago con el tiempo. Como resultado, los huesos desprotegidos se rozan uno con otro y producen inflamación, dolor y protuberancias óseas en la articulación. Además del dolor de las articulaciones, provoca rigidez y dificultad de movimiento.

¿Cómo puede ayudar a aliviar los problemas de artrosis el aceite de oliva?

El aceite de oliva tiene propiedades antiinflamatorias que, junto con los aceites esenciales de la cáscara de limón, favorecen el alivio de los dolores articulares.

Investigadores han demostrado que el oleocanthal, un derivado químico presente de forma natural en el aceite de oliva extra virgen es un potente inhibidor de la respuesta inflamatoria en las células del cartílago articular. La molécula del oleocanthal funciona exactamente igual que el ibuprofeno.

Esto convierte a esta molécula química en un potencial fármaco antiinflamatorio no esteroideo de origen natural que podría tener importantes aplicaciones farmacológicas en el tratamiento de enfermedades reumáticas como la artrosis.

Tratamiento natural con aceite de oliva

Hay varias formas en tratar la artrosis con aceite de oliva:

Mediante masaje

Mezcla aceite de oliva con cascara de limón mediante masaje sobre la zona dolorida. La cáscara de limón contiene sustancias como la citronela y el felandreno, dos aceites esenciales que ayudan a relajar los músculos y las articulaciones, ayudando a mejorar su capacidad de movimiento. Unido a las propiedades del aceite de oliva convierte a este tratamiento natural en una forma eficaz de aliviar la artrosis.

  • Corta las cascaras de 2 limones en trozos pequeños y métala en un frasco de cristal
  • Añade aceite de oliva hasta cubrir por completo las cascaras de limón.
  • Cierra el frasco con su tapa y guardalo en un lugar fresco y oscuro durante dos semanas
  • Empapa una venda de gasa con el aceite y aplícalo sobre la zona afectada. Déjalo toda la noche para que el preparado haga efecto.
  • Aplicar este proceso al menos 3 veces a la semana.

También puedes usar, solo el aceite de oliva virgen extra para realizar masajes en las articulaciones, sobre todo cuando están doloridas producto del cansancio.

Mediante una dieta saludable

Ésta es una forma preventiva de tratar los problemas de articulaciones. Incorpora aceite de oliva virgen extra en todos tus recetas de cocina.

Aunque la aplicación de este producto reduce el dolor, es primordial mejorar los hábitos de vida, manteniendo una dieta saludable y haciendo ejercicio regular.