El aceite de oliva disminuye la muerte celular
Salud

El aceite de oliva disminuye la muerte celular

El Departamento de comunicación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha hecho público un informe en el que se da cuenta de que el consumo de aceite de oliva es muy beneficioso para nuestro organismo. Ayuda a proteger al sistema inmunológico desde la primera ingesta. El aceite de oliva virgen disminuye la muerte celular durante el proceso digestivo, que es el principal motivo de absorción de grasas. Su ingesta, además, ayuda a reducir la inflamación de los vasos sanguíneos que se produce después de la absorción de grasas.

El cuerpo humano, después del proceso de la digestión, entra en un estado llamado proceso pospandrial, en este estado se produce la muerte celular debido a las grasas que se han absorbido durante la digestión. El aceite de oliva ayuda a reducir la inflamación de los vasos sanguíneos durante este proceso. De esta forma el aceite de oliva virgen, al contrario que otros tipos de aceites, reduce la muerte de estas células.

Los ácidos grasos omega 3 ayuda a disminuir la muerte celular

Las grasas monoinsaturadas presentes en el “oro líquido” ayudan a reducir los niveles de colesterol malo y los triglicéridos durante la digestión. Este efecto es mayor cuando se incorporan a la dieta pequeñas cantidades de ácidos grasos omega 3.

Un estudio elaborado por la Universidad de Medicina de la Universidad Wake Forest en Estados Unidos explicaba como los ácidos grasos Omega-3 ayudaban a prevenir enfermedades cardíacas e incluso se ha demostrado también sus beneficios en la prevención del cáncer de mama. La explicación de este efecto es que el Omega 3 presente en el pescado azul, regula la muerte celular programada o apoptosis.

Desequilibrio celular

Las células de nuestros tejidos no son eternas, a lo largo de nuestras vidas, las células nacen y mueren, renovándose así constantemente nuestros tejidos. Existir un equilibrio entre el ritmo de multiplicación y muerte de las células. De romperse éste equilibrio se podría llegar a una situación crítica causando enfermedades cardiovasculares muy graves. Las arterias se van obstruyendo poco a poco provocando una isquemia, y con ello se producen los infartos de miocardio, cerebrales, pulmonares…