Cuidados del olivar
Aceite de oliva

El cuidado del olivar

Cuidados del olivarEl cuidado del olivar es una parte importantísima para, posteriormente, poder obtener un aceite de oliva virgen extra de excelente calidad. Lo primero a tener en cuenta, antes de sembrar el olivo, son las condiciones del terreno, es imprescindible diseñar una plantación que aproveche al máximo dos factores importantes; como son el agua y la luz, que afecta gravemente a la producción y a sus cosechas.

En general, los olivos son muy poco exigentes en cuanto a la atención. Es importante llevar a cabo 3 labores esenciales durante todo el año; el riego, la fertilización y la poda. Tienen una gran influencia a nivel de producción pero influyen poco en la calidad del aceite obtenido. Sin embargo determinados tratamientos fitosanitarios si son decisivos para conseguir mayor calidad.

Cuando un agricultor realiza la tarea de labrar la tierra, elimina la capa vegetal que absorve el agua, aumentando la capacidad de infiltración del suelo, muy favorable para el cultivo. Es necesario poder controlar las cantidades de agua e evitar que crezcan las malas hiervas que impidan el paso del agua.

Otra de las labores importantes para el cultivo del olivar es la utilización de abonos y fertilizantes. Es necesario tener presente que estas tareas, realizadas de forma controlada, contribuyen a obtener del olivo una máxima productividad del fruto. Pero que realizadas sin control pueden, o bien resultar exesivamente caras, económicamente, o por no tener efecto alguno ya que no se utilizan los productos adecuados, etc. En el peor de los casos, pueden resultar incluso perjudiciales. En cuanto a la calidad de los aceites obtenidos, éste es independiente del uso o no de fertilizantes.

En cuanto a la poda, la copa del olivo debe estar perfectamente aireada e iluminada, que permita una mayor superficie iluminada y con aclareo de ramones que haga compatible una buena producción con un buen tamaño de los frutos. Además debiera adaptar el árbol a la mecanización de la recolección, para evitar los daños ocasionados a los frutos en la recolección por vareo.

la protección vegetal o fitosanitaria del olivo mediante la fumigación es sin duda la técnica de cultivo que más influencia tiene en la calidad del aceite obtenido. Los agricultores tiene el deber de cuidar el olivar de manera responsable y sostenible, aplicando tecnologías y métodos de cultivo rentables y respetuosos con el medio ambiente.