Evidencias científicas sobre el aceite de oliva
Aceites Maeva

Evidencias científicas sobre el aceite de oliva virgen extra

Las últimas evidencias científicas sobre el aceite de oliva virgen extra afirman que es posible reducir hasta en un 30% el riesgo de padecer alguna patología cardivascular tan solo introduciendo en nuestra dieta cinco cucharadas de aceite de oliva extra virgen. Evitar el ictus o el infarto es posible llevando una vida activa y cuidando nuestra dieta. Recientes estudios científicos demuestran que tomar aceite de oliva virgen extra mejora nuestra salud.

El doctor Ramón Estruch, reconocido experto en Dieta Mediterránea, el pasado año estuvo mostrando los resultados de su estudio sobre el aceite de oliva, en las jornada divulgativa El aceite de oliva virgen extra y la Dieta Mediterránea frente a la enfermedad cardiovascular. Este evento fue organizado por la Fundación de la DOP del Aceite Montes de Toledo. Durante su exposición resumió los últimos avances en investigación sobre las bondades del consumo del aceite de oliva virgen extra.

Otros aspectos del aceite de oliva

El doctor Estruch es además consultor senior del servicio de Medicina Interna del Hospital Clínico de Barcelona y miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición del Instituto de Salud Carlos III, así como coordinador del estudio PREDIMED. Ya en el año 2016 publicó resultados similares a los expuestos en estas jornadas, en la revista britanica de temas médicose The Lancet.

Estruch afirmó sobre estas evidencias científicas sobre el aceite de oliva en su exposición que “el aceite de oliva virgen extra tiene un efecto superior que los fármacos frente a este tipo de complicaciones, con la ventaja de que no tiene efectos secundarios y es un placer para el paladar”, además de defender los beneficios saludables que nos aporta presentó datos de sus estudios que avalan estas afirmaciones.

Partiendo de lo que se conoce como triada mediterránea, compuesta por cereales, principalmente integrales, vino y aceite de oliva virgen extra.  Para Estruch es necesario volver a la dieta mediterránea original: “Cada vez más estamos bajando nuestro nivel de calidad de la dieta mediterránea, tenemos que volver al origen, a lo que comían nuestros padres y abuelos”.

El secreto aceite de oliva virgen extra y productos frescos

Estruch lleva años defendiendo los beneficios de una dieta de proximidad, que se base en productos frescos de temporada: “Tenemos que comer lo que tenemos cerca, y aquí en Castilla-La Mancha están todos los productos fundamentales, cereales, vino, fruta, verdura y también el aceite de oliva virgen extra, un producto que fundamentalmente hay que tomar crudo”.

Por su parte  Aniceto Gómez,  vicepresidente de la DOP Montes de Toledo, es proclive a recuperar la dieta mediterránea en un patrón de alimentación que tenga en uno de sus principales pilares el aceite de oliva virgen extra que es “el alimento que vertebra la pirámide y nos hace ser diferentes”.

Más información en distintos artículos sobre el aceite de oliva

En numerosos artículos se hablan de evidencias científicas sobre el aceite de oliva virgen extra como ingrediente indispensable de la dieta mediterránea. Independientemente de sus propiedades organolécticas, sus beneficios se confirman ampliamente en estudios científicos, donde queda demostrado también que los sujetos que consumen de de cuatro a cinco cucharadas al día, reducen, hasta un 30 por ciento, la posibilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares como ictus o infartos.

Otras enfermedades que ayuda a prevenir el aceite de oliva son la hipertensión o la diabetes, sirve también para reducir los niveles de colesterol e incluso para mejorar las funciones cognitivas. Recientes estudios han confirmado que el escualeno, uno de los principales componentes menores de los aceites de oliva vírgenes, potencia la curación y cicatrización de las heridas y la reparación de los tejidos.

Las evidencias científicas que debemos seguir estudiando

Todas estas evidencias científicas sobre el aceite de oliva virgen extra son a las que han llegado los científicos de la Universidad de Jaén tras la realización de un estudio que ha sido publicado en la revista ‘Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine’.

En dicha revista podemos encontrar el artículo ‘Squalene Stimulates a Key Innate Immune Cell to Foster Wound Healing and Tissue Repair’, donde se describe cómo se produce un efecto curativo, cicatrizante y reparador con aceite de oliva virgen  sobre las heridas. La acción del aceite de oliva virgen extra repercute sobre los macrófagos, células inmunitarias que influyen en todos estos procesos de sanación.

aceites maeva

El aceite de oliva potencia los efectos antiinflamatorios

En palabras del catedrático de Inmunología de la Universidad de Jaén José Juan Gaforio, cabeza visible de este estudio: “En la curación de las heridas intervienen dos tipos de macrófagos, los denominados M1 y M2, los primeros son de carácter proinflamatorios y los segundos, anti-inflamatorios, vitales para la resolución definitiva de las heridas.”

“Básicamente, el escualeno potencia los efectos anti-inflamatorios de los macrófagos, con lo que ayudaría en los últimos estadios de la resolución y curación de la herida”, afirma José Juan Gaforio.

Desde aceites Maeva siempre recomendamos el consumo de aceite de oliva en la dieta diaria. Estas evidencias científicas sobre el aceite de oliva virgen extra avalan una vez más las cualidades beneficiosas en nuestro organismo. Aceites Maeva trabaja desde hace años en la elaboración de productos de calidad que lleguen a las cocinas no solo para dar un toque de sabor diferenciador, si no que además aporten un beneficio adicional enriqueciendo y mejorando nuestra dieta.