hoja-de-olivo-hipertension
Aceite de oliva,  Salud

infusión de hojas de olivo para la tensión arterial

Muchas personas sufren, en la actualidad, de presión arterial alta o hipertensión.  Aunque puede ser considerada como un trastorno o enfermedad menor, especialmente porque avanza de forma lenta y sobretodo silenciosa, lo cierto es que nos encontramos realmente ante una enfermedad cardiovascular peligrosa, especialmente cuando no es controlada y se extiende en el tiempo. Se diagnostica hipertensión arterial cuando los valores de presión arterial en sangre se sitúan por encima de los niveles considerados como normales; es decir, por encima de 140/90 en adultos.


hoja-de-olivo-hipertension-2Las hojas de olivo
se han asociado a lo largo de la historia con infinidad de propiedades curativas, así como un gran número de usos terapéuticos entre ellos el tratamiento de la hipertensión. La infusión de la hoja de olivo y los principios activos aislados de ella poseen un demostrado efecto vasodilatador y por ello presentan actividad hipotensora que hace de las hojas de olivo una de las alternativas naturales más difundidas para tratar la hipertensión.

Además, tanto las hojas como el aceite de oliva disminuyen los niveles altos de colesterol. Por esto, se recomienda en la prevención de enfermedades coronarias y en otros trastornos asociados a la hipertensión como cefaleas, vértigos, etc.

No todas las hojas de olivo son iguales. Los olivos cuyas hojas son más ricas en principios activos, serán más eficaces. Incluso en un mismo árbol, no todas las hojas tienen las mismas características. También es importante extremar la precaución pues la mayoría de olivos suelen estar fumigados con fuertes fungicidas, pesticidas y plaguicidas que aún después de lavar las hojas, pueden ser tóxicos para nuestra salud.

Es fundamental seguir el tratamiento médico indicado por el doctor. Por otro lado, también existen diferentes remedios caseros para la hipertensión, como la infusión de hojas de olivo que pueden producir grandes beneficios.

Preparación

  1. Hierve en un cazo el equivalente a una taza de agua.
  2. Cuando el agua entre en ebullición, añade las hojas de olivo y deja hirviendo 5 minutos.
  3. Pasado este tiempo, apaga el fuego, tapa y deja en reposo 30 minutos.
  4. Finalmente cuela y bebe.