jabón casero
Trucos

Jabón casero

jabón caseroEl jabón casero o artesanal, es una gran remedio para nuestro hogar, gracias a los beneficios que nos ofrece para nuestra piel o como producto de limpieza, siendo de mejor calidad que los jabones industriales. Hacer jabón en casa también es una forma sencilla de reutilizar los aceites usados, no solo ayudamos al medioambiente sino que creamos un producto más natural, son más suaves, y al no llevar químicos adicionales no producen reacciones de irritación en nuestra piel. Otra gran ventaja, es que se utilizan ingredientes baratos y reciclados, haciéndonos ahorrar dinero.

Las materias primas que se utilizan para la elaboración de estos jabones artesanales son 100% vegetales de alta calidad, como aceite de oliva, lodos marinos, aloe vera, etc. Consiguiendo que nuestra piel esté limpia, sana e hidratada.

Se pueden crear una gran variedad de jabones caseros, con diferentes formas, distintos colores, diversidad de olores, etc. Solo es necesario cambiar de ingrediente sobre una misma base.  Los usos que puedes dar a este jabón casero artesanal son muchos, como por ejemplo se puede utilizar para la ducha, lavar el cabello, para lavar la ropa, para las manos o incluso para fregar los suelos.

Vamos a ver una receta para elaborar jabón

Ingredientes:

  • 2 litros de aceite de oliva virgen extra
  • 700 ml de agua tibia
  • 265 gr. de sosa cáustica

Lo primero y más importante es tomar algunas medidas de precaución, por ejemplo no utilizar ningún instrumento metálico, solo madera o plástico que sea resistente. Debemos estar en una zona con buena ventilación y usar gafas y guantes.

Ponemos el agua tibia en un cubo o barreño de plástico o de madera y vamos añadiendo poco a poco la sosa cáustica, removiendo con un palo en una misma dirección haciendo circulo y de forma constante. Con la sosa el agua sube de temperatura llegando a alcanzar los 90º. Una vez disuelto la sosa dejamos reposar 30 minutos para que se enfríe.

El siguiente paso es ir añadiendo en pequeñas cantidades el aceite de oliva mientras seguimos moviendo con el palo de la misma forma que anteriormente. No podemos dejar de remover, poco a poco el líquido se vuelve más denso hasta conseguir una consistencia como las natillas. Mientras vamos removiendo podemos ir incorporando los aceites esenciales o ingredientes que queramos.

Por último echamos el jabón en el molde y lo cubrimos con film transparente. Lo dejamos en un lugar seco durante 48 horas para que se endurezca. Una vez pasado ese tiempo lo sacamos del molde y lo colocamos sobre una bandeja de rejilla y sobre un papel en un lugar fresco y sin luz directa. Damos la vuelta a los jabones cada 2 días un total de 4 semanas, para que se vaya secando y de esta forma conseguir que la sosa sea inocua para su uso.