acidos, grasos, aceite, oliva
Aceites Maeva

Los ácidos grasos del aceite de oliva

Ya hemos indicado que los ácidos grasos del aceite de oliva son lo que lo convierten en un alimento fundamental para mantener un cuerpo sano. Hoy vamos a profundizar un poco en las características de estos ácidos y en qué se diferencian de otros.

Los ácidos grasos insaturados suelen recibir la denominación «omega». Esto es una nomenclatura química que indica la posición del primer doble enlace de la cadena hidrocarbonada. El ácido oleico, por ejemplo, tiene su insaturación en la posición 9, por tanto, se puede describir como omega 9.

Monoinsaturados, los ácidos grasos del aceite de oliva

Los ácidos grasos monoinsaturados, dentro de los cuales destaca el ácido oleico, son relevantes porque desempeñan un papel fundamental a la hora de prevenir enfermedades cardiovasculares. Nuestro organismo puede sintentizar estos ácidos, por tanto, no son considerados esenciales.

Podemos encontrar ácidos de este tipo en las aceitunas, el aguacate, la almendra, el sésamo, los cacahuetes y otros frutos secos. También los podemos encontrar en la mantequilla y algunas carnes.

La leche humana, por ejemplo, contiene ácido oleico en un 40%.

El aceite de oliva, especialmente el virgen extra es muy rico en estos ácidos grasos. Gracias a ello, tiene las siguientes propiedades:

  1. Es una grasa muy fácilmente digerible por nuestro estómago. También ayuda a combatir y curar las úlceras de estómago.
  2. Ayuda al lactante a prevenir enfermedades biliares e intestinales.
  3. Estimula la secreción de bilis, lo cual es fundamental para desintoxicar el hígado.
  4. Es rico en vitaminas A y E, lo que ayuda a nuestra piel y la protege de rayos UV del sol.
  5. Mejora la mineralización del sistema óseo.
  6. Ayuda al desarrollo del sistema nervioso.

Otros aceites, como el de coco y el de palma, son ricos en otro tipo de ácido graso: el ácido palmitoleico (omega 7). Como el acido oleico, este ácido también puede ser sintetizado por nuestro organismo. No obstante, ingerirlo a través de los alimentos ayuda a nuestro cuerpo ya que no siempre tiene la capacidad de sintetizar el necesario.

No nos vamos a extender en las propiedades del ácido palmitoleico ya que se han sembrado dudas últimamente del valor nutricional de los productos que lo contienen. Aun así indicar que, siendo rigurosos, el ácido oleico es mucho más beneficioso para nuestro organismo que este último.