potitos caseros con aceite de oliva
Salud

Potitos caseros

Potitos caseros, cuida de tu bebé.

Hoy día estamos acostumbrados a la comodidad que nos brindan ciertos alimentos y aparatos. Comidas precocinadas, microondas, olla exprés, embutidos…

Llegamos a casa después de un duro día de trabajo y nos encontramos sin tiempo para poder afrontar las tareas de casa. Aquí es donde debemos hacer un esfuerzo e intentar suplir las carencias que provoca a nuestro cuerpo el exceso de estrés del día a día.

Otro problema es que no solo nos descuidamos nosotros sino que también descuidamos la salud de nuestros hijos y nuestros bebés. Al llegar a casa tendemos a echar mano de las cosas cómodas de nuestra cocina, privando a nuestros hijos de nutrientes necesarios presentes en la comida casera y cebándolos de grasas hidrogenadas presentes en los alimentos cómodos como lo son los precocinados.

En este caso nos vamos a centrar  en el caso de la alimentación de nuestros bebés.

Los grandes aliados de la falta de tiempo y la comodidad son los potitos. Son alimentos baratos y solamente tenemos que calentarlos, un par de minutos en el microondas y listos para dárselos a nuestros hijos.

Uno de los inconvenientes es que al ser alimentos ya preparados, no controlamos la cantidad de ingredientes. Haciendo el puré o papilla en casa, podemos añadir más verduras, podemos hacer que contenga trocitos de ingredientes sin triturar para que el niño de vaya adaptando a comer de todo sin que esté triturado o podemos añadir ingredientes que no encontramos en los potitos.

potitos caseros

Hay estudios que dicen que no es malo darle potitos a nuestro bebé, pero suelen ser estudios realizados por las propias marcas de potitos. Sin embargo si no queremos arriesgarnos y controlar lo que nuestros bebés comen, vamos a ver algunas claves para elabora nuestros propios potitos caseros:

  1. Pon en el potito siempre una cucharada de aceite de oliva virgen calidad extra (por ejemplo de la marca Maeva, de calidad demostrada)
  2. No excederse con las proteínas animales: con 40 gramos de carne o pescado, el bebé tiene la cantidad necesaria de proteínas.
  3. No añadir ni sal ni azúcar en el caso de los potitos de fruta.
  4. Si quieres ahorrar tiempo y haces una gran cantidad, no tengas el exceso en el frigorífico más de 48 o 72 horas. Puedes congelarlos perfectamente e ir sacando la noche anterior los que se vaya a comer al día siguiente.
  5. Infórmate de que alimento es más adecuado para ir introduciendo según su edad.
  6. Usa siempre alimentos frescos, y lava bien las verduras antes de cocinarlas. Cocina las verduras con la menor cantidad de agua posible e intenta cocinarlas al vapor, para que no pierdan los nutrientes.
  7. Siempre que quieras el potito más líquido, añade el agua donde has cocinado los alimentos.