Reumatismos y torceduras
Aceite de oliva,  Salud

Remedio casero con aceite de oliva para reumatismos y torceduras

El aceite de oliva ha sido un ingrediente básico empleado por el hombre en la medicina natural desde hace siglos. Ya en la Edad Antigua el ser humano, a base de observaciones y experimentos, logró descifrar las propiedades del “oro líquido” y supo aplicarlas al tratamiento de enfermedades habituales.

El aceite de oliva posee propiedades similares al ibuprofeno, un antiinflamatorio usado para aliviar el dolor. Por lo que en casos de reumatismos y torceduras se pueden aplicar remedios caseros con aceite de oliva sobre la zona afectada, en forma de masajes.

¿Pero que entendemos por reumatismo?, todo problema, a nivel músculo-esquelético más o menos crónico. No es una enfermedad, sino un amplio grupo de padecimientos o trastornos caracterizados por inflamación, degeneración o alteración metabólica que afectan a las estructuras de tejido conjuntivo del cuerpo; en especial, las articulaciones y tejidos relacionados (músculos, huesos, articulaciones, tendones y a veces incluso la piel y ciertos órganos internos. Estos trastornos se acompañan de dolor, rigidez o limitación de los movimientos, y son muy frecuentes en ancianos.

El oleocanthal, es un ingrediente presente, de forma natural, en el aceite de oliva virgen extra que mata una variedad de células cancerígenas humanas sin dañar las sanas. Estudios realizados, han logrado demostrar la capacidad del oleocanthal como un potente antiinflamatorio de las células del cartílago articular. Algunas enfermedades reumáticas, como la artrosis o la artritis reumatoide, se ven beneficiosamente influenciadas por la ingesta de microelementos nutricionales habitualmente presentes en estos alimentos de la dieta mediterránea.

masaje para reumatismos y torceduras

Remedios caseros con aceite de oliva:

REUMATISMO: Mezclar aceite de oliva virgen con un poco de alcanfor hasta que éste se disuelva. Masajear la parte dolorida y el dolor se aliviará inmediatamente.

TORCEDURAS: Mezclar aceite de oliva virgen extra con ajos machacados o con trementina y masajear suavemente la parte dolorida.