valor, nutricional, aceite, oliva, grasas, vitaminas, colesterol
Salud

Valor nutricional del aceite de oliva. ¿Qué nos aporta?

En este artículo vamos a ver algunas características que definen el valor nutricional del aceite de oliva.

Aunque solo oigamos de ellas como algo negativo y que nos pone gordos, lo cierto es que las grasas son fundamentales para la vida. Además de suponer una fuente de energía para nuestro metabolismo, cumplen con otras funciones biológicas como facilitar el transporte y la absorción de las vitaminas liposolubles además de ser precursoras de ciertas hormonas. La grasas presentes en los alimentos también los hace más apetecibles, al mejorar su sabor.

Valor nutricional del aceite de oliva

El aceite de oliva es una de las piezas fundamentales de la dieta mediterránea, siendo un ingrediente imprescindible en una buena cantidad de platos. En los países industrializados, con personas mayoritariamente sedentarias, las grasas suponen entre un 30% y un 45% de la dieta. Los deportistas deberían consumir sólo entre el 25% y el 35%, con un consumo de ácidos grasos inferior al 10%.

Si consumimos porcentajes inferiores al organismo le cuesta procesarlos. El aceite de oliva, gracias a su origen vegetal carece de esteroles en forma de colesterol.

Además, el aceite de oliva tiene otras características que lo hacen de un alto valor nutricional. Tanto el aceite de oliva virgen como el virgen extra son ricos en vitaminas A, D, E y K. Favorece la absorción de calcio, fósforo, magnesio y zinc; ayuda al proceso digestivo, reduciendo la acidez gástrica y facilitando el tránsito intestinal. Mejora el control de la presión arterial. Ayuda a controlar el nivel de glucosa en sangre. Al ser alto en polifenoles, también ayuda a prevenir enfermedades degenerativas como el Alzheimer y también actúa contra el envejecimiento prematuro. Previene también enfermedades cardiovasculares porque aumenta el HDL o colesterol bueno.

A la hora de elaborar comidas para niños se recomienda usar exclusivamente aceite de oliva, porque ayuda a prevenir la obesidad infantil además de ayudar a la celularidad del tejido adiposo, fundamental para el crecimiento.